1.4.14

Albarracín recupera la tradición de su Jota Hurtada

Después de treinta años de olvido, Albarracín ha recuperado la antigua tradición de bailar la Jota Hurtada, gracias a una inquietud de vecinosque en su época aprendieron esta danza y hoy son los encargados de enseñarla al resto.

Conocida como la Jota Hurtada se diferencia de la tradicional ya que no tiene guitarras, castañuelas o bandurrias, siendo la dulzaina y el tambor los encargados de poner música a un baile que puede definirse a medio camino entre la jota y el dance que el próximo domingo 4 de mayo se bailará tras tres décadas de haber caído en le olvido.

Quienes hoy saben interpretar la jota hurtada la bailaron por última vez cuando eran adolescentes pero gracias a los ensayos que vienen realizando con los más jóvenes habitantes de Albarracín, por ello se descuenta que esta fiesta sorprenderá y llenará de nostalgia a los vecinos de la ciudad.


Todo nació el año pasado cuando un grupo de joteros crearon la Asociación Cultural Jota Hurtada con el fin de revivir esta danza que según ellos jamás dejó de existir.

Por ello, el pasado mes de febrero profesores y vecinos de Albarracín comenzaron las clases para enseñar y aprender la famosa jota robada, entre ellos Franciasco Martí, el alcalde y su mujer Yolanda Herranz quienes aprendieron este baile cuando eran pequeños.

El domingo por la tarde en Albarracín se subirán al escenario alrededor de cuarenta personas de todas las edades para llevar a cabo un pintoresco evento que ha creado mucha expectativa entre los vecinos que desean ver a las parejas y sobre todo cuando el hombre le quita la pareja al compañero de donde viene lo de “hurtada”.

Tradicionalmente la jota hurtada se bailaba en Albarracín para la fiestas del mes de mayo, para el día de la Virgen del Carmen y durante las fiestas patronales que se realizan en septiembre. Por ahora los bailadores mostrarán sus progresos este domingo y no descartan hacer nuevas exhibiciones en las fechas tradicionales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada