18.4.13

Museo del Juguete

Con más de dos mil piezas que abarcan desde el siglo XIX hasta el XX, el Museo del Juguete de Albarracín es un mundo mágico e increíble que hará las delicias de grandes y pequeños.

Organizado por temas el Museo del Juguete alberga la colección privada de Esutaquio Castellano creador y fundador de este espacio que funciona en una casa tradicional de los años 50 situada en el barrio del Arrabal.

Hojalata, madera, tela y arcilla son solo algunos de los materiales que en distintas épocas fueron utilizados para fabricar los juguetes que se exponen en este museo donde también es posible admirar teatros hechos de cartón, clásicos soldados de plomo, vajillas de porcelana, casas de muñecas primorosas y hasta juguetes religiosos, son algunas de las piezas de esta maravillosa propuesta que lleva a los visitantes hasta los días de su niñez.

La bienvenida a los visitantes está a cargo de una hermosa muñeca sentada en el interior de un coche que data del año 1880, representando solo un avance de las maravillas que el público podrá disfrutar durante su estancia, donde el granero recuerda los diferentes teatros siguiendo hacia las salas dedicadas a las niñas con muñecas y variados utensilios del hogar, otra con material escolar de todas las épocas que incluye libros, mapas y pupitres continuando el paseos que abre un mágico mundo de recuerdos y vivencias.


Toda la distribución de los diferentes juguetes y piezas de colección se ha hecho atendiendo al tema al que hacen referencia como transportes, muñecas, soldados, trenes, juguetes de hojalata y material escolar, entre otros.

Solo la sala de los juguetes de los años 70 y 80 ha sido organizada por fechas, ya que esa es la edad media de los visitantes que visitan el museo acompañados de sus hijos y tienen así la posibilidad de contarles a ellos cómo eran los juguetes de su infancia.

Llegando a la tercera planta de la casa la muestra ofrece no solo juguetes diversos sino también dos magníficas colecciones, una de soldados y figuras de plomo con un gran valor histórico y otra formada por recortables de papel que permiten construir infinitas figuras que van desde escenarios hasta castillos.

0 comentarios:

Publicar un comentario